VIENA : Un barrio del casco antiguo para gourmets



En la zona de Stubentor se ha formado un nuevo centro gourmet que incluye, entre otros, el mejor restaurante del país, un elegante restaurante de museo y una exquisita tienda de diseño y alimentación.
La estación de metro Stubentor de la línea U3 es una buena parada para los gourmets. En el barrio del casco antiguo que rodea la estación, céntrico pero de carácter más tranquilo, se ha ido formando uno de los barrios gourmet más polifacéticos de Viena. Una de las novedades es el segundo restaurante vienés de Juan Amador. Este cocinero estrella alemán, que ya consiguió dos estrellas Michelin con su Restaurante Amador (Main Cities of Europe 2017), apuesta por el “casual fine dining” y la cocina internacional en su Kitch Grill & Bar by Juan Amador. Se dedica una especial atención a la carne y al pescado hechos en un asador. En la cercana calle Dominikanerbastei, los gourmets pueden encontrar lugares interesantes. Sobre todo los dos restaurantes del excepcional cocinero vienés Konstantin Filippou: uno que lleva su nombre (con una estrella Michelin) y su bistró O boufés. En la acera de enfrente se ha instalado una elegante tienda de diseño y alimentación de escogidos productos: Marco Simonis Bastei 10. Aquí hay pan de panadero ecológico, tartas y pasteles caseros, buenos vinos, bonitos accesorios de cocina, así como una comida excelente.
El gran museo del barrio Stubenviertel es el MAK – Museo Austríaco de Artes Aplicadas / Arte Contemporáneo, que además de sus colecciones de alto valor alberga un restaurante. Salonplafond no solo destaca por su buena cocina y su bello interior, sino por una sensacional terraza situada en un verde patio interior y con tumbonas incluidas. En el barrio gourmet de Stubentor tampoco pueden faltar dos magníficos cafés. El Café Engländer es la versión desenfadada del clásico café vienés, un lugar apto para gozar de un ambiente agradable y de una excelente comida, ya sea un desayuno o una copa por la noche. El Café Prückel destaca por ser uno de los pocos cafés conservados de la Ringstrasse y que mantiene su decoración interior original, obra de Oswald Haerdtl de los años 50, y una terraza con vistas a la Ringstrasse y al Stadtpark.
En este parque se halla el sin lugar a dudas mejor restaurante del país, el Steirereck im Stadtpark, galardonado en 2017 con dos estrellas Michelin y actualmente en la décima posición de la lista ”World‘s 50 Best Restaurants“. Este restaurante de primera fila gestiona también el Meierei im Stadtpark, una filial algo más asequible. Y el Silvio Nickol Gourmetrestaurant Palais Coburg es también uno de los locales gastronómicos estrella de este barrio gourmet. Este restaurante de lujo también fue galardonado con dos estrellas por la Guía Michelin en 2017.

VACACIONES MULTIGENERACIONALES EN MARTINHAL FAMILY RESORTS



Los hoteles Martinhal, ubicados en Portugal, se convierten en el destino perfecto para disfrutar de unas vacaciones de lujo con toda la familia

Los abuelos son una parte fundamental de las familias, los que ayudan en el cuidado y educación de los niños, y los que siempre están ahí cuando se les necesita. Pensando en ellos, la cadena de hoteles de lujo familiar Martinhal ha diseñado unos programas de vacaciones multigeneracionales, con descuentos especiales para los abuelos, perfectos para vivir unos días de desconexión y diversión en familia, en la idílica y cercana costa portuguesa.
Como marca de referencia en el segmento del lujo familiar, los hoteles del Grupo Martinhal invitan a vivir unas vacaciones inolvidables con toda la familia, sin renunciar a los servicios exclusivos de un hotel de lujo. Ubicados en localizaciones privilegiadas de la costa portuguesa, los hoteles Martinhal se convierten en el destino perfecto para viajar en familia con los abuelos, permitiéndoles a estos disfrutar de diferentes actividades con los pequeños, al tiempo que descansar en un entorno tranquilo y exclusivo.
Con el acento puesto en la alta gama no solo family-friendly, sino también baby-friendly, los hoteles Martinhal ofrecen los más distintivos servicios, donde no faltan las niñeras, guarderías, menús especiales para adultos y pequeños, propuestas de ocio para todas las edades y hasta un baby concierge, para cubrir las necesidades de los más pequeños.

Vacaciones familiares en el Algarve
Con sus paisajes de acantilados y extensas playas, la costa del Algarve se convierte en un destino perfecto para unas vacaciones con toda la familia. En la punta más occidental del Algarve, en la idílica población de Sagres, el impresionante complejo residencial Martinhal Sagres Beach Resort & Hotel se convierte en un paraíso único, con amplias áreas naturales y magníficas vistas al océano, perfecto para unos días de relajación y descanso entre abuelos, padres e hijos.
Considerado como el mejor residencial familiar de lujo de Europa, Martinhal Sagres Beach Resort & Hotel ofrece una amplia variedad de alojamientos para familias, tanto en su Hotel Martinhal de 5 estrellas -con habitaciones espaciosas y de diseño- como en sus lujosos apartamentos y villas en primera línea de playa. Dispone asimismo de impactantes instalaciones, pensadas para el ocio y el relax familiar, con una preciosa playa, grandes espacios ajardinados y una zona de ocio infantil de 3300 m2, con áreas de juego, guarderías, espacios exteriores e interiores y hasta 4 piscinas.
Su oferta de ocio para adultos, niños y adolescentes es inagotable: windsurf, surf, piragüismo, avistamiento de animales, senderismo, rutas en bici, clases de natación, tenis o pádel, son algunas de las actividades en las que los niños pueden participar, con o sin la compañía de sus padres y abuelos. Y para los más pequeños, el club infantil Raposinhos organiza todo tipo de entretenimientos.


Paquete Familiar Multigeneracional en Martinhal Sagres
Martinhal Sagres ofrece un paquete especial para vacaciones familiares, que incluye un descuento para los abuelos del 30%, sobre el precio de una habitación doble, al reservar cualquier habitación o una villa de 2 o 3 habitaciones en el Hotel Martinhal de 5 estrellas. Esta oferta especial es válida para viajar hasta el 27 de diciembre de 2018, y requiere una estancia mínima de 2 noches (7 noches durante julio y agosto).

Lisboa y Cascais en familia

Para aquellos que prefieran combinar unos días de relax en la playa con la visita a la capital portuguesa, Martinhal propone una escapada a su complejo Martinhal Cascais Family Hotel, ubicado en la costa de Estoril, a solo veinte minutos de Lisboa.
Fachada oceánica, soberbias playas, amplios pinares, prestigiosos campos de golf y cuidado urbanismo componen Quinta da Marinha, el enclave elegido para el emplazamiento de Martinhal Cascais Family Hotel, rodeado de la belleza de la zona de Cascais, Estoril y Sintra. El hotel, de 5 estrellas, dispone de 84 habitaciones y ha sido concebido para quelos huéspedes puedan disfrutar con sus hijos o nietos de la belleza de la zona de Cascais, así como de numerosas actividades de ocio con los más pequeños. Tanto en su fantástica Casa Club de 2300 m2 con club infantil supervisado, apto para diferentes edades, desde los 6 meses hasta adolescentes, como en sus diversos parques infantiles, sus dos restaurantes -O Terraço y Os Gambozinos- y el M bar para familias.

Paquete Familiar Multigeneracional en Martinhal Cascais
Para aquellos abuelos que quieran disfrutar de unas vacaciones en familia inolvidables, Martinhal Cascais Family Hotel les ofrece un 20% de descuento en el precio de una habitación doble Deluxe, al reservar cualquier habitación o villa en el 5 estrellas Martinhal Cascais Family Hotel. Esta oferta especial es válida hasta el 28 de diciembre de 2018 y requiere una estancia mínima de 2 noches (7 noches durante julio y agosto).

www.martinhal.com
PARA MÁS INFORMACIÓN, CONTACTAR CON:
IMS Consulting
Esther Sucrana (esucrana@ims-consulting.net)
Tel: +34 93 272 22 21

El backstage del proceso de deshielo en los aviones de Delta



La compañía cuenta con 235 estaciones equipadas para descongelar, de las cuales 195 están en Estados Unidos

Los pasajeros de Delta que vuelen con Delta (NYSE: DAL)  desde España a EE.UU estas semanas de pleno invierno, con nieve y hielo en muchas partes de EE.UU, vivirán de cerca el proceso del deshielo, ya sea en Atlanta, Nueva York o en otros aeropuertos.  Se trata de un proceso rutinario, pero vital para la seguridad y es llevado a cabo meticulosamente por los especialistas de Delta.
Los pasajeros que miren por la ventanilla antes de despegar verán unos vehículos de apariencia un tanto extraña alrededor del avión, que pulverizan una sustancia pastosa sobre el fuselaje, cola y alas. Este proceso de eliminación del hielo —quitando e impidiendo que el hielo y la nieve se acumulen sobre el avión— es fundamental para asegurar un despegue seguro.
El campo de entrenamiento de deshielo de Delta
En Delta, los equipos de deshielo, formados para combatir tormentas de invierno, empiezan su preparación mucho tiempo antes de que caiga el primer copo de nieve. El hub de Delta en Minneapolis-St Paul (MSP) es uno de los más grandes en operaciones de deshielo en la red de Estados Unidos de la aerolínea, con una flota de 28 vehículos y más de 200 agentes de pista. Cada verano acoge un programa de formación intensiva para enseñar a los agentes de toda la compañía cómo aplicar correctamente los líquidos congelantes y anticongelantes. Cada participante debe superar una evaluación online y el resto del curso, que incluye tanto formación en aula como formación práctica.
Pero la formación no termina ahí. Los agentes de pista, como aquellos que operan en el aeropuerto internacional de Salt Lake City, siguen perfeccionando sus habilidades a través de revisión de vídeos y simulaciones.

Líquido naranja vs líquido verde
Cuando la temperatura cae a menos de 10ºC (En MSP suele ser a principios de octubre), comienzan las inspecciones diarias de cada avión. Cada vez que se detecta escarcha en la superficie, también llamada «contaminante», puede inhibir la capacidad de crear sustentación y en ese momento el avión tiene que someterse al proceso de deshielo.
Hay varios tipos de líquidos diferentes disponibles para proteger un avión, aunque Delta utiliza el Tipo I como líquido descongelante (de color naranja) y el Tipo IV como anticongelante (de color verde).
El tipo I de líquido descongelante es una mezcla de un químico llamado propilenglicol, combinado con otros productos químicos, inhibidores y agua. Se calienta entre 71 y 82ºC y se pulveriza bajo presión para eliminar la escarcha, el hielo y la nieve del avión. En la próxima temporada de invierno, cinco aeropuertos o estaciones en las que Delta opera probarán un nuevo líquido de descongelante más respetuoso con el medio ambiente.
Si comienzan las precipitaciones de invierno, como la nieve, la lluvia helada o el aguanieve, se tienen que tomar precauciones adicionales para evitar que el hielo se vuelva a formar en el avión  antes del despegue. Para estos casos, el líquido anticongelante de Tipo IV se aplica en superficies críticas como las alas y la cola,  una vez que concluye el proceso de descongelación.

Cómo funciona el proceso de descongelación
Los aviones normalmente pasan por el proceso de descongelado en una plataforma remota cerca de la pista antes del despegue, pero también se pueden descongelar directamente en la puerta de embarque. Esto no solo ahorra tiempo sino también combustible. Las inversiones en tecnología de última generación también están ayudando a Delta a mejorar la eficiencia y la efectividad del proceso. Este año, el aeropuerto de Delta en Salt Lake City agregó dos nuevas plataformas para el deshielo y cinco nuevos camiones de descongelación.
Dependiendo del tamaño del avión, se pueden usar hasta cuatro vehículos en el proceso. Cada vehículo tiene un conductor y un agente para el proceso de descongelar, que aplica los líquidos necesarios. Cuando se rocía sobre la plataforma, se puede asignar a un miembro adicional de la tripulación para que se comunique con la cabina de vuelo y complete la inspección final antes de autorizar el despegue.
Durante el proceso de descongelado, los pilotos configuran el avión para que tenga bajados los flaps de las alas y el sistema de ventilación del avión esté deshabilitado por un tiempo, para evitar que el olor del glicol entre en la cabina de pasajeros.
Del morro a la cola, el proceso de pulverizar el avión con el spray anticongelante puede tardar de cinco a diez minutos, dependiendo del tamaño del avión. Echar el líquido anticongelante puede llevar también de cinco a diez minutos más, por lo que sin ningún contratiempo meteorológico, los especialistas pueden aplicar esta capa adicional de protección a aproximadamente seis aviones en una hora. Una vez que el proceso concluye, el exceso de líquido se recoge y se recicla.
El año pasado, MSP utilizó cerca de 3,4 millones de litros entre ambos líquidos, con un coste total de aproximadamente 5,5 millones de dólares. El hub gastó cerca del doble de esa cantidad en el año 2013 debido al duro invierno que se extendió hasta mayo.
El proceso de descongelado puede ser un trabajo exigente (y frío), pero aquellos que lo hacen disfrutan de su trabajo. "La mejor parte del trabajo es que es diferente cada día. Siempre te ves desafiado por el clima, el frío y la cantidad de aviones que harás", dice Brian Dotson, que ha trabajado en el proceso de descongelado de aviones durante los últimos 30 años. "Solíamos tener camiones abiertos realizando el trabajo desde el exterior pero afortunadamente ahora están calefactados en MSP".

`Go Teams´ al rescate
En general, Delta cuenta con 235 estaciones equipadas para descongelar, 195 de las cuales están en Estados Unidos. Sin embargo, en el caso de un temporal fuera de lo normal, una tormenta sin precedentes como la de Boston del año pasado, esas estaciones pueden necesitar ayuda adicional. Para ello, Delta creó `Go Teams´, un equipo de personal voluntario con experiencia en la materia de Detroit, Minneapolis-St. Paul, Salt Lake City y Cincinnati, que están listos para responder en cualquier momento.
“Los agentes de pista son un grupo dedicado. Estamos siempre preparados para lo peor”, reconocía Ken Sandhu, director del programa de deshielo de Delta. “Cada estación cuenta con todo el personal necesario y los tanques llenos de glicol preparados para lo que el clima les depare”.
Al viajar con Delta hay que recordar que hay personal dedicado al proceso de descongelación del avión, trabajando duro en el exterior,  para mantener su seguridad y conseguir que llegue a tiempo a su destino final.
“Trabajamos con millones de ojos observándonos, pero eso solo nos mantiene bajo control y centrados en hacer nuestro trabajo”